jueves, 25 de febrero de 2016

¡¡HAY QUE JARTIBLE!!



Cansino, pesado, aburrido..

Oír estos días la radio o ver la tele es así: Plúmbeo. El discurso aceptado está lleno de clichés y etiquetas a las que nos instan a adherirnos so pena de ser tomados por "de los otros" a la mínima de cambio. Mensajes sencillos como memes dispuestos para ser rebotados por el ciber espacio hasta la extenuación o hasta que nos den la siguiente directriz e instrucción. Políticos y periodistas de uno y otro bando (que triste lo de los periodistas oiga) se esmeran en repetir los argumentarios venidos de arriba de manera machacona hasta el hastío. Las frases manidas, consignas, ideas fuerza y lemas para idiotas que esos mismos idiotas se encargan de hacer eco como voceros sin cerebro solo porque se las dictan los suyos y creen que es su deber por lealtad, disciplina de voto, férrea fidelidad ciega, o lo que sea que sienta la gente sin criterio propio. Ideas paquetizadas a aceptar en conjunto como si no estuvieran compuestos los bloques por principios con los que se pueda estar de acuerdo o en desacuerdo de una en una. Frases para simples, infantiles incluso, para que hasta el más bobo las entienda y pueda repetirlas y hacerlas suyas o valer para reconocer al que no esté de acuerdo identificándole como uno de los otros.

!!Que no pasa nada por dar la razón a otro aunque sea parcialmente si crees que la tiene!!

Hemos asistido en vivo y en directo a la muerte del pensamiento crítico, individual y libre. Nos toman por imbéciles. Igual porque hay mucho suelto y por extensión nos engloban a todos los demás. En el abonado campo de la pereza intelectual crecen sin problema estas semillas del bandismo y la ignorancia. Pensar por uno mismo es cansado y por eso tienen éxito estos lemas diseñados para que los idiotas los repitan hasta la saciedad en las ruedas de prensa, las redes, las conversaciones de café y taxi. Frases repetidas y reconocibles como un eco que resuena por las calles rebotando en cada ignorante que las vuelve a repetir. Emitidas como mantras por los supuestamente tuyos para que las re-envíes sin pensar si estás de acuerdo o no con ellas. 

.. A ver, ..repita conmigo: 33,.. "Son la marca blanca del PP", "Quieren una Venezuela aquí", "No vamos a apoyar a nadie que no seamos nosotros", "Sólo cabe un gobierno de progreso", "Hemos ganado las elecciones", "Es esta una propuesta progresista y reformista", "Somos el partido más votado", "Ya se han hecho casta", "Asumimos la responsabilidad de dar el paso adelante", "Es la izquierda radical y antisistema"....¡Vayanse todos a tomar pol c***!

Que hartazgo. Que falta de calidad en el debate, en el intercambio. Que falta de capacidad de reconocer en el otro buenas ideas. Qué lástima que el discurso se reduzca a un "Ni lo leas siquiera. TODO lo que digan ellos NO. Sea lo que sea". Como una negativa básica "Nunca cedas", aunque en el fondo sepas que no haces lo correcto. Eso sería darles puntos. 

¿Es que no hay quien en política piense por sí mismo sin necesidad de que le dicten lo que tiene que pensar desde arriba? ¿Capaz de discernir cada idea de una en una sin necesidad de aceptar o rechazar los paquetes en bloques completos o por de quién o de qué bando vengan? ¿Por qué no se puede decir con esto estamos de acuerdo y con esto oro no?

No les importamos nada. Y la verdad menos. Sólo el interés. El suyo.

Y ya.

viernes, 19 de febrero de 2016

CORPORATIVISMO ESQUIZOIDE



Otro que está en la iglesia más por "pertenecer" a un bando y tener claro quienes son los suyos y quienes sus enemigos que por el mensaje originario. 

Antes de seguir y para saber de lo que hablo te sugiero que leas con mentalidad abierta y crítica esta entrada. Luego hablamos.

¿Qué tal? ¿Cómo te quedas?

¿Tú también piensas que alguien no se ha leído las bienaventuranzas? ¿Que se perdió el día que hablaban en religión de lo del perdón y otras fruslerías que fundamentaban el mensaje de Jesús? ¿Tú también crees que España es el país con más católicos nominales y menos católicos practicantes?

Me remito a una pedante auto-cita en "Si te gustan las rubias eres un bandista", que para eso lo escribí en su momento y viene muy a cuento. Y así me ahorro crear de cero de paso.


"Rizando el rizo del corporativismo erróneo:

De entre los efectos dañinos de la aplicación de la “Presunción de Hopkins” hay un fenómeno que siempre me ha llamado mucho la atención. Kowalsky lo denominó en 1997 “Proceso de rizamiento corporativo” y se ha dado como forma de distorsión del “bandismo” a lo largo de la historia (de ahí lo de rizamiento, por lo de “rizar el rizo” de un vicio sobre otro).
Consiste en que un colectivo, que nació originariamente de un conjunto de ideas en las que sus miembros estaban de acuerdo (su “programa” o “ideario”), termina olvidando estos principios para quedarse únicamente en el grupo mismo. Incluso se da el meta-rizo de generar con el tiempo otro “corpus” de ideas que en la mayor parte de las ocasiones tiene poco que ver con el original. Pierden en el camino su esencia inicial por completo pero mantienen la fuerza formal del grupo. Paradójicamente a menudo estas instituciones basan su existencia y legitimación en la tradición. De hecho en mi opinión todas las estructuras humanas que perduran en el tiempo terminan sufriendo este proceso en mayor o menor medida. A este itinerario por el que se sustituye “esencia” por “supervivencia” lo suelen llamar eufemísticamente “evolución”. Muchas entidades son irreconocibles con el paso del tiempo respecto a la razón por la que nacieron, pero sus componentes se enorgullecen de su pertenencia al grupo y consideran su enemigo a quien se declare contra los postulados que ahora defienden, aunque ya no tengan nada que ver con el ideario del que surgieron.

Cuando Federico Jiménez Losantos tenía un programa matutino en la cadena COPE de vez en cuando recibía alguna crítica de oyentes que consideraban ciertos posicionamientos y expresiones demasiado agresivas. Alguno consideraba poco cristiana alguna actitud o comentario especialmente ofensivo o incluso incitador al enfrentamiento. No le faltaban sin embargo defensores, que le daban su apoyo casi al instante con argumentos cuando menos curiosos. En una ocasión oí considerar “anticatólico” a quien criticara al periodista. Una vez se estaba tratando en antena la corrupción que iba ligada al urbanismo y un oyente crítico se manifestó contra la actitud del director del programa calificándola de “innecesariamente maleducada”. A los pocos minutos otro oyente muy indignado con la intervención anterior “recomendaba” al primero, por decirlo suavemente, dejar de oír esa emisora si no le gustaba lo que se defendía en ella (en realidad dejaba entrever su enfado porque entre los oyentes de esa cadena hubiera “disidentes”). Acabó calificándole de presunto “abortista”. En el colmo del “ricismo” invitaba a abandonar la iglesia católica (apostatar) si no se estaba de acuerdo con opiniones del periodista sobre política nacional (en materia económica, sobre negociación con ETA, aborto, etc.). Aquel fue un magnífico ejemplo de ”rizamiento corporativo”. Se hablaba de expulsar del grupo a quien no estaba de acuerdo con el actual dogma (aunque este iba contra el inicial que dio razón de ser al grupo, en este caso el cristianismo original -Recordemos la importancia que tiene en la línea editorial de esta emisora  la Conferencia Episcopal-).

Cualquier observador neutral se da cuenta de que muchos de los actuales postulados de la iglesia católica no serían compartidos por los cristianos originales [1]. Se ha llegado al momento (hace muchos siglos) en que el grupo es más importante que las ideas que le dan soporte y que lo que importa es defender a la institución diga lo que diga. Quien ataca a uno de los míos me ataca a mí. La estructura es mi bando y los que no estén de acuerdo son “los otros”. Por tanto son el enemigo y he de convencerles de su error y convertirles. Y si no se dejan .. vencerles y someterles. ¿Y que tiene esto que ver con los valores predicados en el “Sermón de la montaña”? Nada, pero a los ojos de alguno el simple hecho de usar este ejemplo ya me califica como anticlerical y por tanto de “enemigo”.

Este axioma se cumple casi a rajatabla en el mundo de las religiones. Por proximidad de la que más puedo opinar es de la que ha sido mayoritaria en mi entorno. Aunque la imagen esté un poco gastada es verdadera y gráfica. Muchos participantes activos en ritos de la iglesia católica no creen en el mensaje de Jesús y sin embargo se sienten formando parte de un grupo al más puro estilo bandista (por tradición familiar, por afinidad social, por inercia..). Una buena parte de ellos defiende a “los suyos”, sus “tradiciones” y el nuevo mensaje completamente distorsionado respecto al original, sin el más mínimo espíritu crítico y sin buscar la conexión con los valores que le dieron razón de ser al nacer.
Gente que se considera en el lado correcto del espectro moral se asquea de la cercanía de la pobreza al salir de misa. Anualmente miles de celebraciones por toda España como bautizos, bodas y comuniones tienen más que ver con la adscripción a un grupo o la posibilidad de demostrar poderío económico y apariencia, que con la creencia espiritual. Participar como cofrade en las procesiones de Semana Santa o sacar a la Virgen del Rocío no son para muchos manifestaciones religiosas sino tradiciones locales. Hay incluso quien no ve relación directa entre lo uno y lo otro (¿Qué tendrá que ver, verdad?). La pertenencia a una confesión y la celebración de sus sacramentos es para mucha gente más una cuestión social que de trascendencia. Es más importante el refuerzo del grupo, el “sentirte entre los tuyos”, hacer lo que hagan, cumplir las normas convenidas, que el mensaje que le daba razón de ser originariamente. Todos lo sabemos. La jerarquía también, pero reconocerlo reduciría capacidad de poder e influencia. [2]

La manifestación más grave de esta distorsión la tenemos en la violencia con apellido religioso: el terrorismo “islamista”, los enfrentamientos nacionalistas en Irlanda entre “católicos” y ”protestantes”, los actos delictivos cometidos desde algunas siglas de la “Democracia Cristiana”, el papel aglutinante que los “bandos” religiosos han tenido en la historia de la guerra y la tragedia, etc. Es como poner una bomba y reivindicarlo en nombre de la paz. Kafkiano.






[1] Que se lo expliquen a los franciscanos, a los representantes de la teología de la Liberación, a los grupos católicos de base tachados de rojos, a los colectivos gays cristianos...
[2] No tengo porque explicar, pero lo hago, que convivo frecuentemente con católicos coherentes a los que admiro por vivir en su día a día el mensaje de Jesús. Eso me legitima precisamente a ser muy crítico con los que lo tergiversan y manipulan para sus intereses arrogándose la bandera de ser buenos católicos, cuando en realidad no han entendido nada, pero a los que compartir el corporativismo de un símbolo que les ayude a identificar a los suyos y discriminar a los otros les es suficiente.

miércoles, 10 de febrero de 2016

DECONSTRUYENDO UNA MANIPULACIÓN (Que todos tratan de colarnos desde cualquiera de los puntos del espectro)



En esta polémica tan artificiosa de los titiriteros yo sí que me siento tratado como una marioneta. Por unos y por otros. Y me indigna.

¿Sabes por qué todos los manipuladores (TODOS) tratan la realidad como una unidad en lugar de abordar cada una de sus múltiples facetas? Porque eso sería lo honrado y no daría carnaza a los medios, no llenaría tiempo en los informativos ni contribuiría al cabreo general y a la polarización.

Pero es que una realidad, aun hablando de una misma y única, tiene muchas facetas y todas ellas pueden ser ciertas aun pareciendo (falazmente) contradecirse, y pueden ser abordadas por separado sin faltar a la verdad.

Por ejemplo, la dichosa polémica de los titiriteros. ¿Cual es la pregunta? ¿Si era un contenido apto para niños o no por excesiva violencia? Entonces no hay que hablar de ETA ni movidas. ¿Si era delito? ¿Si era apología del terrorismo? Entonces no es relevante que fuera una actuación dirigida a infantes. Si es así es algo absoluto. Punto.¿Si era tan grave como para la decisión del juez?¿Si lo que se decía entra en el marco de la libertad de expresión?..
No. Nos la proponen como un todo. Parece que hay que cogerla en su conjunto y si manifiestas acuerdo o desacuerdo lo estás haciendo al pack completo. A todas las diversas facetas que conlleva y posicionandote a favor de los unos y en contra de los otros. Si muestras laxitud y sostienes que alguna de esas partes del todo tampoco es para tanto una corriente te acusa de ser de un color. Si muestras rigidez y sostienes con firmeza tus convicciones contrarias a lo sucedido es que eres de los otros y por tanto mi enemigo. No es necesario ser de los unos y condenar el paquete entero ni ser de los otros y entender que nada haya sucedido salvo que los ultraconservadores se estén cebando en dos inocentes corderitos. Se puede diseccionar cada realidad en sus partes y estar de acuerdo con unas y no con otras sin polarizar ni enfrentar a los bandos.

Porque no es así. O no debe ser. Al menos es mi opinión. Y es esta:

Hecho: El contenido de la obra puede que no fuera el más apto para niños.

Hecho: Puede que además contuviera partes que puedan entenderse como constitutivas de un delito de enaltecimiento del terrorismo y vejación a las víctimas por el que eventualmente tendrían que pagar los autores si fuera así. Aunque su público hubiese sido adulto.

Hecho: El terrorismo etarra es con seguridad el más vil comportamiento de unos asesinos hijosdelagranp*** que ha visto la democracia española. Si la obra trivializa algo tan asqueroso sería humillar a las víctimas y no debemos permitirlo.

Hecho: No todo cabe en la libertad de expresión.

Hecho: Parece ser que la obra tampoco era una reivindicación a favor del terrorismo aunque estuviera muy desacertada.

Hecho: El carnaval tradicionalmente ha conllevado un relajo en la represión de la crítica y la expresión de las ideas y eso es bueno. Es su esencia de hecho.

Hecho: Los representantes de la obra son como mínimo idiotas al no parar la representación al percatarse del público que estaba presente.

Hecho: Los adultos han de hacerse responsables de sus actos y decisiones y de las consecuencias de estos. la gente debe saber que no todo puede hacerse aunque sea en las redes o en un guiñol. Los artistas no tienen bula por serlo y si me apuras tienen mayores obligaciones en algunos aspectos por la posible resonancia de sus actos (En un sentido y en otro. Tienen obligación de denunciar y obligación de autocontrol).

Hecho: La prisión preventiva (Pasar una sola noche en la cárcel) debe reservarse para los casos más graves, con mayor alarma social o riesgo de fuga.

Hecho: Este caso no lo es.

Hecho: La situación política está en un momento muy sensible y todos aprovechan para arrimar el ascua a su sardina (muy carnavalesco) y exagerar el postureo. TODOS.

Hecho: Estas cosas son muy vistosas y permiten distraer la atención.

Hecho: Ha habido una clarísima negligencia política (espero que no intencionada) al permitir la representación o no conocer de antemano los contenidos o exigir en el contrato que las obras tuvieran un tono adecuado. No sé hasta que punto de la escala política o técnica del Ayuntamiento pero alguien debería asumir su responsabilidad.

Hecho: Conociendo a los españoles es más que posible que si el contenido de la obra hubiera atacado a otras realidades quienes hoy acusan serían los defensores y quienes defienden serían los que exigieran cabezas que rodaran.

Hecho: No se puede hacer de estos peleles unos mártires de la libertad. No son unos intelectuales torturados por sus ideas ni unos presos políticos bajo la represión de un estado autoritario y policial. Son unos inconscientes del alcance de sus actos, pero han actuado y su comportamiento puede coincidir con el tipo penal, así es la vida. Y sucede todos los días. No todos los delitos son dolosos.

Hecho: Tampoco son los enemigos número uno de la sociedad española ni unas bestias pardas que preparaban un atentado.

Hecho: Hay mucha gente que usa el lenguaje con gran incorrección y usa palabras mayúsculas que deberíamos reservar para lo verdaderamente importante y grave. Algunos ejemplos son TERRORISMO, FASCISMO, TORTURA,...

Hecho: En líneas generales la justicia funciona en nuestro país.

Hecho: Viendo los acuerdos y cambalaches que se alcanza entre la fiscalía y algunos respetables imputados, que estos dos imbéciles llegaran a ingresar en prisión por sus actos con una condena significativa sería una vergüenza y un agravio comparativo. Y ello no supone justificación alguna, antes al contrario. Merece mi mayor repulsa si se ha dado el hecho pero proporcionada al hecho delictivo.

Hecho: Hay cosas más importantes que deberían ocuparnos a TODOS el tiempo y las preocupaciones.

Hecho: Hay comportamientos mucho más graves y delictivos, situaciones mucho más necesitadas de atención, que no la merecen tanto del público y los medios y eso da a veces pena y las más de las veces asco.

Hecho: Hacer cualquiera de las afirmaciones anteriores no me convierte en un fascista represor ni en un filoetarra que justifica lo injustificable. Y que nadie me salga con la teoría de la equidistancia que ya me conozco yo esa falacia (cuando lo es). Se puede opinar cada una de ellas y no estar en contradicción. Las ideas no vienen por paquetes.

-Y que se me perdone si sueno dogmático. No es mi intención, solo es mi opinión y no pretendo que nadie me la compre (Bueno si, en forma de libro)-

jueves, 4 de febrero de 2016

ME ALEGRO DE QUE ME HAGA ESA PREGUNTA



"La teoría de la relatividad es verdad y punto"
Paradoja randyana

DOGMATISMO RELATIVISTA

- Nuestro invitado de hoy se define a si mismo como "dogmático relativista". Diganos Don Fulgencio ¿Cómo es posible conjugar ambas posibilidades?

- Bueno, en realidad es sencillo. Considero que hay un gran margen para la discrepancia y creo que las personas están naturalmente dotadas parta la empatía, pero por otro lado soy persona de firmes convicciones que no renuncia fácilmente a sus postulados.

- Entenderá nuestra sorpresa Don Fulgencio ante la posibilidad de considerar ambas afirmaciones compatibles.

- Pues no creo que sea tan sorprendente. Me refiero a que con mis ideas soy dogmático e intransigente sin admitir moverme un ápice de mi posición, pero que sin embargo espero que los demás, los que no están de acuerdo conmigo en mis opiniones, caigan cuanto antes en su error y reconozcan que estoy en lo cierto. Así mismo por otro lado exijo respeto a mis concepciones pues en eso consiste la tolerancia y el librepensamiento.

- Ya veo. A eso se le podría llamar interés u oportunismo. No admitir posibilidad de error en uno mismo pero partir en el dialogo de la exigencia de que los demás reconozcan la relatividad de que sus opiniones podrían estar equivocadas es una postura ventajista.

- Sinceramente me importa tres c****** como lo llame usted. Tengo yo razón y punto. ¿O es que no cree en la libertad de opinión y pensamiento?